Origen de la Fundación Susana Monsma

La Fundación Susana Monsma se constituyó en diciembre de 2017 por voluntad de Pieter A. Monsma, en memoria y honor de su hija Susana.

Durante toda su vida Susana fue una mujer que destacó por su alegría, cariño, amabilidad y disposición para ayudar a todo el mundo. Mayores, jóvenes, niños, perros, gatos…, lo mismo le daba a Susi a la hora de transmitir su amor y ayuda hacia los demás.

La Fundación surge con la certeza de que a Susana le hubiese encantado esta labor de apoyo a fines benéficos tal y como ella misma ya hacía con una serie de colaboraciones con Fundaciones.

La Fundación Susana Monsma no actúa directamente, sino que colabora mediante aportaciones dinerarias a múltiples entidades sin fines lucrativos tras hacer los oportunos análisis para asegurar que los importes lleguen efectivamente y se destinen a los fines previstos.

De los nueve miembros que componen el patronato, siete de ellos forman parte del grupo empresarial de soluciones logísticas: Martico S.L. radicada en Bilbao y Martico Valencia S.L. radicada en Valencia; entidades que tienen entre sus muchos principios también una función social, aportando a la Fundación parte de los beneficios que generan.

Gracias a los trabajadores de estas entidades, muchos de ellos compañeros de Susi, y a todos los que hacéis posible que este proyecto pueda llevarse a cabo.